Una viñas ecológicas

Para nuestra familia vinícola, es natural proteger la tierra para transmitirla a las futuras generaciones.

Las viñas del Château Lescaneaut se extienden sobre 8,80 hectáreas de tierras complementarias. Las viñas se benefician del suelo de arcilla y piedra caliza de las colinas de Castillon para la excelencia del merlot (75%), y en la llanura, los cabernets francs (15%) y los cabernets sauvignons (10%) se expresan en los suelos pedregosos ( en la línea del Graves Lescaneaut ). Nuestra tierra aporta el Ph bajo, fuente de frescura para los vinos. Lescaneaut siempre se ha preocupado por una agricultura razonada y desde 2008 se ha convertido a la cultura biológica. A partir de 2012, las cosechas obtienen el certificado bio (écocert). Las viñas gozan de un cuidado extremo y solo se utilizan productos de prevención naturales, (sin pesticidas). La tierra se abona con los aportes de la materia natural. La poda es en guyot doble. El suelo se trabaja en invierno bajo rangos y practicamos el enyerbamiento de un fondo sobre dos en verano, con el fin de regular el vigor de las viñas. La eliminación de la maleza se practica sin herbicidas. El deshojado se realiza en verano, si no es extremadamente caluroso. Las vendimias a menudo son mecánicas para optimizar las previsiones de las mejores fechas de recolecta con un pasaje lento entre los rangos. Las fechas de la vendimia son precisas y reactivas en función del ascenso de las parcelas y las cepas. La uva recolectada tiene el punto de maduración óptima, evitando las lluvias, (riesgo de dilución), y riesgo de botrytis cuando las vendimias son muy largas. Para elaborar un buen vino, es esencial producir una uva de calidad y saludable sobre un terreno respetado. La propiedad está comprometida en el sistema colectivo de CIVB para la gestión medioambiental (SME) y se beneficia del certificado internacional ISO 14001. Finalemente, desde 2017, Lescaneaut ha recibido el certificado “Haute Valeur Environnementale” (nivel 3).